Blogia
El Salón de las Músicas Perdidas

The times they are NOT changin

The times they are NOT changin Y que me perdone Bob Dylan por distorsionar su canción.

Ayer tenía pensado escribir un comentario político. O semi-político. Había visto un documental sobre Gaza, sobre la situación en esa zona hace dos años. Esa zona de la que ahora se habla tanto en televisión.

Iba a escribir sobre asentamientos judios, sobre campos de refugiados palestinos, sobre niños palestinos engañados para llevar chalecos bomba e inmolarse, sobre Rachel Corrie, sobre soldados israelies de gatillo fácil, sobre túneles para el paso de explosivos, sobre terroristas sin respeto ni por la vida de sus propios vecinos, sobre páginas de extrema derecha NRA americana que justifican muertes de civiles, sobre páginas propalestinas que justifican el terrorismo, sobre esperanzas truncadas, sobre vidas rotas, sobre gente que surgió de los mismos grupos étnicos y la religión separó para siempre, sobre Jerusalem, ciudad maldita, sobre religión, sobre guerra...

Pero no lo voy a hacer. Hoy al menos. Tal vez nunca. Porque buscando toda la información posible ayer, entrando en páginas de celotes de derechas, de celotes de izquierdas, de celotes palestinos y de celotes judios, me di cuenta de un par de cosas:

1)Nadie tiene la verdad absoluta.
2)Nunca nos pondremos de acuerdo.

Y esto puedo extrapolarlo a temas más cercanos, a relaciones personales. El modo de hacer las cosas nunca es totalmente igual para dos personas. El modo de conocer gente, de relacionarse con gente. El modo de vivir esas relaciones. No hay normas perfectas de comportamiento, no hay manuales infalibles de ligueo seducción. Para una persona funcionará una cosa que para otra no, una persona sabrá desenvolverse de una manera que otra encontrará imposible, a uno le seducirán con unos actos que a otro le dejarán frío.

Y es díficil ponerse de acuerdo. Porque todo tenemos nuestra experiencia, nuestros conocimientos. Hemos desarrollado nuestras opiniones en base a lo vivido, oido, leido. Hay cosas en las que no pensamos mucho y en esas suelen ser en las que nos dejamos convencer, ante otra persona que si haya reflexionado sobre ello. Hay cosas sobre las que tenemos una opinión leve, no demasiado meditada o reflexionada y esas son en las que mejor aceptamos la posibilidad de pensar de otra manera, de dejarnos convencer o de desarrollar un nuevo punto de vista. Pero en las cosas importantes, tenemos muy claro lo que pensamos, o al menos eso creemos. Nuevos experiencias pueden hacernos cambiar de opinión, pero es un proceso duro. Es duro admitir que uno se equivoca, que lo que pensaba hasta ahora no era verdad en parte o en total, que hasta ese momento su vida ha estado dirigida en un sentido equivocado en ese aspecto. Es duro porque es admitir que somos falibles, que podemos fracasar. Y hay gente que prefiere cerrarse en sus posturas contra viento y marea pase lo que pase, le presenten las pruebas que le presenten, vea lo que vea. Por educación, por habérselo metido con calzador y haberle obligado a quedárselo, porque es lo socialmente correcto en su entorno...hay opiniones extremas. Extremas para los demás, no para él y ese círculo de gente que opina como él. A esa persona le parecerán extremas las opiniones contrarias a la suya. Y se tapará los oidos en plan niño con perreta "noquierooirtenoquierooirte".

Y así ha sido siempre y será siempre. Porque no escuchamos, no intentamos por lo general ponernos en el sitio del otro. Tenemos nuestra opinión y es tan tan difícil pensar como piensa el otro... es mejor no intentarlo y no arriesgarnos a cambiar, a admitir la posibilida de que estemos equivocados, en llegar a un punto medio y probablemente real.

No estamos equivocados en todo. Pero tampoco acertamos en todo.

5 comentarios

Androgen a imaginate -

Es casi el último conflicto "eterno" en mi vida. Cuando nacía teníamos la Guerra Fría, ETA, el IRA y el conflicto en Oriente Medio.
Ya sólo quedan ETA y estos. Son esas cosas que de pequeño te parecía que iban a durar eternamente, de manera que cualquiera noticia sobre ellos te tocaba pero también te hastiaba por lo repetitivo. Pero las cosas van cayendo. Primero la URSS, ahora el IRA... esperemos que dentro de poco ETA y Oriente Medio. Entonces me dará la impresión de que el mundo ha cambiado de verdad...aunque no necesariamente a mejor.

Un abrazo

Androgen a Ana -

El problema de toda información es que te la transmite alguien. Alguien recopila los datos y los redacta y te los pasa.
Así que la única forma de tner una opinión puramente tuya (no digo si acertada o equivocada) es recopilando tú mismo la información de las fuentes. Y claro, no podemos.
Gracias por las direcciones :)

imaginate -

Buena reflexión Fernando.

(ya le dije a klaus que no quierías su libro...)

un beso

imaginate -

Me gustó, sobre el tema, 'El peregrino' de Uslar Pietri.

Ana -

Claro que no vamos a estar de acuerdo, si no lo estamos ni en las cosas más simples...imagínate en un conflicto de tal dimensión. Imposible.

Yo me informo -entre otros sitios- en esta web:

http://es-israel.org/

Y aquí:

http://desde-sefarad.blogspot.com/